No me arrepiento

No me arrepiento de cada mordisco que le pegué a la maldita manzana, aún cuando descubro en tus labios de escarlata la encarnación del mismo fruto del pecado. Como una urraca deseo mirarte a los ojos, brillantes como piedras iridiscentes recién vomitadas por este volcán de lujuria en que me conviertes, loco por volver a... Leer más →

El dulce caer

Si ante los cielos me presento con mi larga carrera de pecados y mentiras de farsas y tropelías, de maldad, de perfidia, no hay culpa en mí, jamás arrepentido, ni crimen que achacarme. Solo me dejé llevar, arrastrar por el dulce caer en la tentación.   Así, mentí, delinquí, robé, forcé, maté, viví y sonreí,... Leer más →

Miradas que no curan

Niñas con restos de carmín en los labios. Zapatos que chocan con otros, rodillas enclenques y faldas a medio muslo.  Cuellos de camisa mal vueltos, una calada ahogada de un piti robado. El primer desamor, el sabor salado a mar, el primer chupito de tequila con limón. Las primeras noches que se convierten en madrugadas.... Leer más →

Difícil elección

Qué difícil elección... ¿Cantarte una balada para decirte que estoy enamorada? O ¿mejor no decir nada y quedarme callada?   Qué difícil decisión... ¿Besar, de tus labios la comisura y hallar, así, en ellos cura? ¿Adentrarme en la aventura y vivir contigo una locura?   Qué gran tentación... la de dejar de lado la mente... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑