Un sueño

Me desperté aturdido por un mal sueño y cuando lo quise pensar, se escapó. Me pasa a menudo, sueños que, al segundo siguiente de abrir los ojos, se convierten en humo. Zumo de naranja recién exprimido, vuelan las tostadas, la mantequilla se desliza, la leche fría envuelve a los polvos del colacao un día más.... Leer más →

Eclipse de voluntad

Una vez lo tuve todo. La quería. Ella a mí. Todo lo perdí. Mi culpa. Eclipse de voluntad. Fui un necio. Ella se fue de vacaciones. Solo, aislado, se cruzó OTRA en mi camino (¡qué triste es caer en un tópico tan manido!). Me dejé llevar por la situación. Por supuesto, le eché la culpa... Leer más →

Llegaste durante el primer eclipse

Llegaste durante el primer eclipse. Desde ese momento todos te mirábamos. Los pájaros revoloteaban a tu alrededor. Parecía no existir nada más. Rápido, in crescendo, la gente no podía hacer otra cosa, incluida yo.   Pero había alguien más, alguien que siempre había estado allí, aunque ahora nadie pudiera verle. Oculto, saludaba con la sonrisa... Leer más →

¿A quién quieres deslumbrar?

“¿A quién quieres deslumbrar?” Cierro Nubosidad variable y copio la frase en mi cuaderno de caligrafía. Estiro la b apoyando el pilot hacia la derecha, hincho el pecho. Contengo la respiración mientras escribo los signos de interrogación. He retomado la lectura tras mes y medio de sequía intelectual, el hastío de un verano precoz, una... Leer más →

Son las doce en el viejo reloj de oro

Son las doce en el viejo reloj de oro. Vestida de gala y ornato, se pavonea entre bailes la alta sociedad. Purpurina, lentejuelas, plumas; Oh la lá!, si levantan las piernas las chicas del cabaret. Risas, champán, amor, qué bien, mon dieu. La noche es joven, y nosotros, también. Son las seis en el viejo... Leer más →

Aquellas navidades las pasamos

Aquellas navidades las pasamos en París, bajo las luces de la capital bohemia emborrachándonos con Pinot Noir en el Gran Hotel y frecuentando los cosmopolitas cafés que estaban al lado de la universidad. O por lo menos, esas eran las escenas pintadas en las postales que nos mandó Raquel al piso en el pueblo de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑