A la orilla del río

No cojas esa piedra, por favor, no la toques, no la muevas de su sitio.   Si la lanzas al río así, sin sentido, se hundirá bajo el lodo. Cambiarás su destino.   Deja que se sienta viva con el sol y con el frío. Qué las malas hierbas crezcan a su sombra.   Y... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑