Sigo el camino de farolas amarillas

Sigo el camino de farolas amarillas y vuelvo a casa en un abrigo de hojalata. Me encuentro con un león en un portal consumiendo su presa entre papel de plata.   Saliendo del centro gritan a mis espaldas: son tres malvadas brujas menores de edad. Trataban de comerciar y cambiar monedas por un ratito de... Leer más →

Un saltito, otro, y otro más

Un saltito, otro, y otro más. Me libro de caer al vacío. Mi abuela me mira enternecida. Pobre, no es consciente del peligro.   "De aquí a Josber habrá kilómetros". - "Ya sabes, no vengas si no quieres" - "Pero... es que si me vuelvo a casa, te vas a equivocar de juguete".   Con... Leer más →

Se han posado tres sinsontes en mi alféizar

Se han posado tres sinsontes en mi alféizar, la que parece la madre y dos polluelos. Se han posado tres sinsontes en mi alféizar, pero ninguno de los tres mira al cielo.   Su madre está acicalándolos en calma, ellos, con el corazón a flor de pluma, pues contemplan el abismo que se asoma sospechando... Leer más →

Santa María de Gracia

Me ha despertado una china en la ventana y la sonrisa de Mario contemplándome. Hay dos vecinas que tienden la colada y el rumor sutil del tiempo entre los árboles. Somos una historia de plazas y calles, de pegarnos al no saber qué decir; la historia que vivieron nuestras madres, los sueños que vinieron desde... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑