Por fin, la Primavera

Esta primavera me noto renacer, salvaje como un minotauro, fuerte como la insignificante semilla de mostaza, duro como un diente de león que crece donde puede, pero ligero como un vilano al desplegar las alas. Noto la sangre desbocarse en mis venas como los caballos de Nemea, henchido de poder como Sauron con su anillo,... Leer más →

Asimétrico

Simetría, que bonito cuando no te falta un pecho y estás tuerto de un ojo. Qué fácil es esculpir el mármol a capricho del corazón, y qué dura es la piel, repleta de negros puntos y aparte escritos con tinta imborrable. No son simétricos los ríos, ni el viento, ni la chispa clamorosa de un... Leer más →

La noche de las Brujas

Es de noche y no hay luna, y si no hay luna no hay luz; ni luz ni antorcha ilumina el cuerpo que esconden en su ataúd   ¡En el día del eclipse, en la noche de las brujas! Ahí se citan los tres para llenar de oro las alforjas Son un cura y un... Leer más →

Espuma de mar

¿Qué somos sino una volátil brisa que se enrolla, bailarina, entre las ramas espinadas del olvido? ¿Qué es la vida, sino un fastuoso juego de la oca, donde al que más cambie más le toca, y quien no evoluciona muere o abandona? ¿Qué soy yo sino una catedral de cristal, que tiembla cada vez que... Leer más →

Ya llega

Ya llega, ya noto a la primavera galopar, ya noto su asta taladrándome las venas y evaporando mi sangre. Ya me noto loco, perdido de nuevo, deseoso de ahuyar, aunque sea a la luna; y deseoso de amar, aunque sea a mis demonios. En estos días de primavera oigo voces en mi corazón, resoplidos a... Leer más →

La sombra de los lirios a la espalda de Arnor

Silencio. Explotan poco a poco las granadas a mi alrededor, como cristales de sal en este erial sin sentimiento. Son las doce en el reloj, y, en vez de campanadas, suenan los cañones de la octava compañía. Una granada, que antes guardaba las lluvias de abril para los meses de estío, sirve sólo ahora de... Leer más →

Son las doce en el viejo reloj de oro

Son las doce en el viejo reloj de oro. Vestida de gala y ornato, se pavonea entre bailes la alta sociedad. Purpurina, lentejuelas, plumas; Oh la lá!, si levantan las piernas las chicas del cabaret. Risas, champán, amor, qué bien, mon dieu. La noche es joven, y nosotros, también. Son las seis en el viejo... Leer más →

Si me tendieses

Si me tendieses de nuevo una trampa, volvería a caer. Me tiraría de cabeza, como un jabalí herido, con el corazón por delante como un corredor de carreras intoxicado de colacao. Quiero volver a ti, a deshojar, a rubato, los pétalos de la flor que no cambia y a ver brillar el color que más... Leer más →

Disonancia

La música, según Darwin, existió en el género humano antes que la capacidad del habla; es por eso que nos afecta tan profundamente, que clava su daga tan hondo en nuestro corazón. La música es el dulce ronroneo de tu voz, el sentimiento que le sobra al corazón y se me escapa por las manos;... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑