La sombra de los lirios a la espalda de Arnor

Silencio. Explotan poco a poco las granadas a mi alrededor, como cristales de sal en este erial sin sentimiento. Son las doce en el reloj, y, en vez de campanadas, suenan los cañones de la octava compañía. Una granada, que antes guardaba las lluvias de abril para los meses de estío, sirve sólo ahora de... Leer más →

Son las doce en el viejo reloj de oro

Son las doce en el viejo reloj de oro. Vestida de gala y ornato, se pavonea entre bailes la alta sociedad. Purpurina, lentejuelas, plumas; Oh la lá!, si levantan las piernas las chicas del cabaret. Risas, champán, amor, qué bien, mon dieu. La noche es joven, y nosotros, también. Son las seis en el viejo... Leer más →

Si me tendieses

Si me tendieses de nuevo una trampa, volvería a caer. Me tiraría de cabeza, como un jabalí herido, con el corazón por delante como un corredor de carreras intoxicado de colacao. Quiero volver a ti, a deshojar, a rubato, los pétalos de la flor que no cambia y a ver brillar el color que más... Leer más →

Disonancia

La música, según Darwin, existió en el género humano antes que la capacidad del habla; es por eso que nos afecta tan profundamente, que clava su daga tan hondo en nuestro corazón. La música es el dulce ronroneo de tu voz, el sentimiento que le sobra al corazón y se me escapa por las manos;... Leer más →

La Revolución

¡Vamos, hermanos, a luchar por la revolución! ¡A las barricadas! ¡A salvar a la nación! ¡Vivan los gritos, las soflamas, el pundonor!; ¡Que todos sepan que dulce et decorum! Pero mientras unos juegan con las vidas como piezas de ajedrez, otros, ni con pócimas de druidas van a dejar de perder. Las palomas entre el... Leer más →

Se resbalan por el minutero

Se resbalan por el minutero los segundos en el reloj, chorreando como sangre cada instante de mi vida. Me mareo, me desmayo y chorreo yo también, lágrimas de bilis amarga y miedo. No quiero estar sólo, aunque estuviera peor contigo. El silencio está lleno de voces afónicas que me gritan que me calle, que me... Leer más →

Qué fácil es ver el fuego

Qué fácil es ver el fuego y decir que arde, pero a mí me hiela las venas ver cómo la gente se consume buscando una luz, una chispa en forma de incendio, un fantasma de locura que devora el mundo. El mismo fuego que iluminaba las cuevas para dibujar bisontes, que robó Prometeo e inundó... Leer más →

Mi reflejo

Mira, estoy hasta los cojones de no verte nunca cuando llego, de que hayas cogido ya el bus o que haya caído ya el ocaso, de llegar siempre tarde, como el conejo de Alicia temeroso de que me hagas perder la cabeza. A veces no tengo tiempo ni de pensarte, perdido entre transbordos y trenes... Leer más →

Tengo alergia al reloj

Tengo alergia al reloj, que carcome con sus manecillas de plata cada segundo que me queda. Escucho el traqueteo del tren, rodando incapaz de llegar a otra estación, como la bola de cristal de mi bolígrafo, que sólo apunta al pasado. Huelo el veneno en el aire, el smog, suave como el susurro de la... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑