A veces me levanto

A veces me levanto y no sé muy bien qué hacer. Me encuentro perdido, como en un cuadro cubista, jugando a encajar en un círculo y a evitar cortarme con las aristas; intentando seguir tu pista entre el azul de la tinta y el rojo de mi corazón.  Y así, busca buscando voy embarrando mi... Leer más →

Perdón, ¿qué es estro?

¿Inspiración ardiente, artísticos deseos? ¡Lo siento, señora, yo no tengo nada de estro! ¡Que yo escribo como puedo, por inercia y por canguelo; porque quiero desahogarme, y gritar me da miedo! Y al fin pensará la gente, que todos tienen su dolor; que me suba la bragueta y me ponga a mirar el televisor; que... Leer más →

En círculos

No he durado ni un año viviendo pleno de mí mismo, susurrando en secreto y descuidado mi deseo de recuperar la locura del pasado; ha vuelto el tornado que siempre gira, que me enseña que este corazón que creía quemado aún guarda en su interior una cosecha tal vez mayor que la del mejor abril.... Leer más →

¡Que empiece la metamorfosis!

¡Que empiece la metamorfosis! Dice el hombre trajeado, y con pulsar un botón empiezan a tocar al son más de cien violonchelistas; es el jefe el amo de la pista, y recorta con tesón las caras largas; se edulcoran las amargas, y comienza la reconversión para hacer que la explotación parezca ahora lo mejor. ¡Ahora... Leer más →

Locus amoenus

Fugaz, por un momento, pasó por su mente el extraño pensamiento. Un remanso de paz, un lugar para descansar, un eternamente despreciado paraíso calmo y pleno de felicidad. Como el soma escurriendo por sus venas notó por fin cómo se soltaban las cadenas; cómo la jeringuilla que entró con un pinchazo arrancaba el veneno de... Leer más →

Imperfectos

Algunos las esconden como un cervatillo tímido en mitad del bosque; otros las llevamos expuestas, como trofeos de caza arrebatados mano a mano a la sociedad; la mayoría intentan limarlas, o cortarlas sin mirar atrás. Es doloroso ser diferente, aunque no lo entiendan los hombres grises; incluso entre ellos, unos son más iguales que otros,... Leer más →

A punto de escapar

Tampoco sé muy bien de qué escribir. Me pasa siempre, llámalo síndrome de la página en blanco o llámalo pereza, pero sigo recurriendo a los mismos tópicos y las mismas experiencias dolorosas que echo de menos como un masoquista. Y es que siempre estoy buscando una pista, un clavo ardiendo al que aferrarme para, a... Leer más →

Tiempo de despedida

Llevaba años encerrado en una cárcel sin color, donde tu estancia y tu ausencia ejercían de blanco y negro; una cárcel que llené de mi inocencia como lágrimas de plata y que tú conquistaste, una jaula flotante que acaba de poner los pies en el suelo. Siempre quise arrancarte como se arranca el hierro de... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑