MIEDO (soneto heroico)

Acecha como un lobo en tu ventana, aullido de dolor y  pesadumbre. Crepita de agonías en la lumbre la muerte que creías tan lejana.   De duelo es el repique de campana que anuncia la partida con su herrumbre, arrasa tu aluvión mortal la cumbre por una decadencia tan temprana.   Temores que rechinan en... Leer más →

Sácame

Sácame, como hiciste de la tranquilidad aplastante. Del silencio ensordecedor lleno de monstruos. De alucinaciones perdidas en una realidad valiente y bien iluminada.   Sácame de la más temible de las oscuridades: la de las repetibles experiencias pasadas. Del fin de la comunicación, de no volver a ver la luz del sol, ni el rostro... Leer más →

Miedo

Treinta y seis grados. Encerrado, en el espacio. Negro, todo negro tan oscuro, tan despacio. Nueve meses, ahí metido, húmedo, ningún ruido. Solo, siempre solo, solo escucho mis latidos. Mil preguntas me acuchillan me chillan y sacan punta. Una luz, un incendio, una lágrima, un silencio. Una voz que me susurra, Sobre el oído derecho:... Leer más →

Mirada ausente

Sé que aún sigues ahí, sobre el papel de fibras de arroz, exudando tinta y agua.   Sé que estás esperando a que yo abra mis ojos para poder entrar dentro de mí.   Guillermo de Vicente La mirada ausente Tinta china y agua sobre papel de fibras naturales Original de Guillermo de Vicente

Y abrí los ojos

Al principio, infancia, temí a momias, brujas y vampiros, al monstruo de Frankenstéin, hasta que un día desperté: ¿Por qué miedo a lo que no es real? Después, juventud, me aterraron los volcanes, las arañas y los virus, hasta que una día pensé: ¿Por qué miedo si es natural? Entonces, frenesí, dulce inconsciencia del beber,... Leer más →

Vivimos en permanente tragedia

Vivimos en permanente tragedia, y la única respuesta es blandir tu hacha. ¿Cuál? ¡Pues la tuya! No las hay dos iguales. Bien sea la comedia, o buscar la felicidad, o la pasión, la emoción de cuando el genio se emborracha. Bien sea cogerle gusto a vivir en soledad, o volver a sorprenderte de que no... Leer más →

Ese monstruo de ojos amarillos

Ese monstruo de ojos amarillos que habita en mi baño. Me observa desde su oscuridad y desaparece con la luz.   Caminando por el pasillo con la mirada al frente, manos temblorosas, respiración pesada.   Evitando contacto alguno, sin darle a entender que soy una amenaza, sin suspirar, sin hablar, sin opinar, dejando de existir... Leer más →

Aquellas navidades las pasamos

Aquellas navidades las pasamos en París, bajo las luces de la capital bohemia emborrachándonos con Pinot Noir en el Gran Hotel y frecuentando los cosmopolitas cafés que estaban al lado de la universidad. O por lo menos, esas eran las escenas pintadas en las postales que nos mandó Raquel al piso en el pueblo de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑