Vídeo Meydeyy

  Había comprado tres bolsas de granadas. Al cortarlas sobre la encimera, las pepitas caían de la fruta y salpicaban el charco de jugo que bañaba la cáscara. El ruido del exprimidor era un zumbido lavado de gris. Al apretar la última mitad para limpiarla de zumo, una arteria resbaló de dentro.   Poema: @meydeyy Foto:... Leer más →

Tras la tercera copa

Tras la tercera copa, Jordi decidió que íbamos a coger los coches e irnos a la discoteca. Nadie se lo rebatió, y eso que aún era la 1:00am. Siempre había sido el primer ministro de aquel amorfo y flácido grupo de amigos, el único que acuñaba suficiente confianza con los doce como para dictaminar una... Leer más →

Al golpear el canto de la taza

Al golpear el canto de la taza, unas hondas abrieron un boquete en la superficie del té. Me asomé y por un impulso sísmico, se balancearon unos barquitos de vela que agonizaron y se hundieron. Comencé a jugar con el té. Vacié el azucarero dentro y mojé galletas Tosta Rica. Sus barcos se sumergían y... Leer más →

CIUDAD

En ocasiones, siento mi estómago menguar. Las cuerdas de espino que lo tejen, que anudan mis codos y trepan por mis huesos entonces se aflojan con suavidad.   El tiempo deja de escupir alaridos y como una esfera, se tensa y se toca los tobillos, Los pájaros mueren, El espacio aúlla, Y los hombres de... Leer más →

Al acercarme al bordillo

Al acercarme al bordillo de la acera, el asfalto parece tierra hostil. Una brecha por la que bestias se arrastran, con las uñas cargadas de cemento y las narices de hollín. Los calcetines trepan por mis espinillas, mojados, se reblandecen y encharcan mis pies. Las luces de los faros oscilan y rebotan contra el betún... Leer más →

Chocan los juncos

Chocan los juncos, y a su pesar allí me veo.   Que soy las colinas bañadas en niebla, las miradas de aguas inciertas; soy el ciervo de astas blandas que se escurre fuera de la manada.   Lenta en el lodo, entiendo que los hombres son piedra y cemento; que los árboles palabras gotean, que... Leer más →

M I E D O

Ahora que estás ante la vía, y los trenes el aire aprietan, y ensanchan la grieta; sé que aún tienes la mano fría. . Dibujo un paso de cebra para atravesar tus huesos, que ahora tiemblan y ahora caminan. . Tiesas las bombillas en tus sienes, tersas y a tientas tendidas, siempre calladas siempre muertas.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑