Ciudad

Gracias por estar ahí. Llegaste cuando menos lo esperaba, cuando más lo necesitaba, y te quedaste para siempre, adornando mi jardín. Gracias por recibirme con los brazos hambrientos, por acoger mis nubes bajo tu cielo, por soportar mis pasos sobre la piedra blanca de tus cimientos. Aún recuerdo tu olor a cafetería, tu piel de... Leer más →

Paso de cebra

Puede pasarte en un paso de cebra. Que corazón y razón ya no se entiendan. Que discutan en círculos Y, sin escrúpulos, se declaren la guerra.   Puede pasarte como a mí en aquel paso de cebra: Que te des cuenta de que el cuento ya no tiene moraleja.   Que ninguna línea es perfecta.... Leer más →

Efecto Pigmalión

Levántate, mírame a los ojos. Sabes que así nunca te miento. Contra ti, no hay hechizos, ni fábulas, ni juramentos Lo único que, en verdad, te come, te agarra y te arrolla por dentro, son tus propios pensamientos. Porque No hay dolor sin los ojos abiertos. Porque no hay derecho sin izquierdo. Ni oídos sin... Leer más →

Filantropía

Déjame quererte aunque me des la espalda, aunque a veces te encuentre con las manos manchadas.   Déjame quererte aunque ni tú te quieras, y acortes la espera hacia un mundo inerte.   Déjame quererte como yo te quiera, a veces sí, a veces no, y a veces ni siquiera.   Déjalo en mi mano... Leer más →

Miedo

Treinta y seis grados. Encerrado, en el espacio. Negro, todo negro tan oscuro, tan despacio. Nueve meses, ahí metido, húmedo, ningún ruido. Solo, siempre solo, solo escucho mis latidos. Mil preguntas me acuchillan me chillan y sacan punta. Una luz, un incendio, una lágrima, un silencio. Una voz que me susurra, Sobre el oído derecho:... Leer más →

Coincidencia

No son coincidencia tus manos, ni tus pies, ni tus pasos.   No es coincidencia tu eco, ni tu risa, ni tu espejo.   No fue una coincidencia tu ayer, ni lo es tu hoy ni lo será tu mañana.   Todo, absolutamente todo, lo dejé escrito antes de que llegaras,   en el Libro... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑