Tú, que te desangras en esfuerzos

Tú, que te desangras en esfuerzos con esa sonrisa gastada que eclipsa los destrozos que tienes por dentro: pulmones punzados de batallas perdidas, garganta rota de susurros de esperanza.   Tú, que has perdido el sueño por tantos y de todos los que has dormido ninguno ha dado más frutos ni hecho más daño que... Leer más →

Sácame

Sácame, como hiciste de la tranquilidad aplastante. Del silencio ensordecedor lleno de monstruos. De alucinaciones perdidas en una realidad valiente y bien iluminada.   Sácame de la más temible de las oscuridades: la de las repetibles experiencias pasadas. Del fin de la comunicación, de no volver a ver la luz del sol, ni el rostro... Leer más →

El punto justo

El punto justo. La intersección entre dos líneas. El momento exacto en la entropía del universo. La llamada de atención en una mirada perdida. Un cerebro atento. El interés que se muestra más llamativo cuando la mente está más perceptiva. Cuando breves veinte años se encontraron con una lúcida centena. Más cercano a la alineación... Leer más →

No te enfurezcas, Plutón

No te enfurezcas, Plutón, por el engaño de Orfeo y la negligencia de Caronte. No "eruptes" tu ira en forma de fuego por el deshonor de tu nombre. Pues de ella emana la destrucción de las vísceras del planeta y no hay de éstos alguno que te haga sombra; ni tu contrario Neptuno. Reta, sin... Leer más →

Soy el silencio de un caminante

Soy el silencio de un caminante. El ruido molesto de su soledad. Rondándole, soy una borrasca de ideas que descarga en el claro de un bosque donde, desorientado, siente un vacío desconcertante. Soy el lápiz roto con el que a duras penas consigue dibujar el esbozo del cariño. Un insecto perdido en un campo de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑