A veces el desierto de mi alma

A veces el desierto de mi alma se llena de vida en el reflejo de un río. Colmado de vida se muestra un recuerdo de un campo que alguna vez albergó la alegría.   Las largas primaveras con tulipanes y los hermosos otoños de granadas, fueron de pronto borrados por el invierno llenando de fría... Leer más →

Quién pudiera tenerte

Quién pudiera tenerte, rozarte con las yemas de los dedos sutilmente, a la luz del alba.   Besar con labios húmedos el velo cristalino y desnudo de tu cuerpo, dejando un rastro de pasión y ternura que se desprenden de mi aliento.   Quién se atreviera a arrancar de golpe tus ropajes; esos tejidos finos... Leer más →

Ayer decías

Ayer decías que la apariencia no importaba, hoy buscas en la perfumería la marca de cobertor más cara. Borras el pasado con carmín y colorete, pensando, ingenua, que así nadie podrá verte.   Pero el mal y el egoísmo no cambian con polvos y cremas, no hay maquillaje en el mundo que pueda ocultar tus... Leer más →

Un océano perdido

Un océano perdido en la inmensa mar que puebla el interior de la mente. Un tal vez susurrado entre suspiros mientras el sol aún duerme.   Un taladro de carne en el suelo, con golpeteo constante y sordo. Un sonido repetido en un eco interminable, como un tambor al fondo de un abismo silencioso.  ... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑