El punto justo

El punto justo. La intersección entre dos líneas. El momento exacto en la entropía del universo. La llamada de atención en una mirada perdida. Un cerebro atento. El interés que se muestra más llamativo cuando la mente está más perceptiva. Cuando breves veinte años se encontraron con una lúcida centena. Más cercano a la alineación... Leer más →

Coincidencia es

Coincidencia es que siempre sea el príncipe (alto, fuerte y guapo) quien se lleve a la princesa; y que yo, ni lo uno ni lo otro, me enamore de un dragón que me encerró en su castillo Coincidencia era la música que martilleaba mi cabeza cuando veía tus fotos en un carrete ahora oxidado; coincidencia... Leer más →

Por un pasillo infinito

Por un pasillo infinito avanzas y al fondo, reconoces una sonrisa antes que la persona que oculta. Con vergüenza, buscas el semblante perfecto para lanzar contra esa sonrisa una mirada, y articular un saludo que resuma el sabor de la emoción, una elocuencia afilada, tu corazón, tu boca seca y tu vista nublada. En esto... Leer más →

Coincidente soneto

Ante la mucha y grave pestilencia que en el trágico mundo prolifera es lógico que haya quien prefiera achacarlo todo a la Providencia.   Otros a la vulgar inexperiencia la culpa echan de sus mil desmanes. Pero los más, ilusos ganapanes, creen contumaces en la coincidencia.   Pero si hechos, actos ni directrices dependen del... Leer más →

Hombre Ana, qué coincidencia

"¡Hombre Ana, qué coincidencia!"- Se te iluminan los ojos nada más verme y me recuerdas a ese poema ridículamente empalagoso de Darío, el que habla de sonrisas tímidas y mares callados y azules. Serenos. Tranquilos. Realmente no es casualidad que nos hayamos visto, al fin y al cabo, has abierto la pastelería a 31 kilómetros... Leer más →

Coincidencia

No son coincidencia tus manos, ni tus pies, ni tus pasos.   No es coincidencia tu eco, ni tu risa, ni tu espejo.   No fue una coincidencia tu ayer, ni lo es tu hoy ni lo será tu mañana.   Todo, absolutamente todo, lo dejé escrito antes de que llegaras,   en el Libro... Leer más →

Me he aprendido de memoria tus ojos

Me he aprendido de memoria tus ojos, ese marrón oscuro que me nubla las ideas y me aclara la emoción.   Me doy a ti porque crezco, creas seguridad en mis adentros das luz a la oscuridad que me acompaña, me rompes los esquemas a diario desaprendo todos los prejuicios y aprendo de ti en... Leer más →

A la orilla del río

No cojas esa piedra, por favor, no la toques, no la muevas de su sitio.   Si la lanzas al río así, sin sentido, se hundirá bajo el lodo. Cambiarás su destino.   Deja que se sienta viva con el sol y con el frío. Qué las malas hierbas crezcan a su sombra.   Y... Leer más →

Coincidencia de @mdagua

Si no hay Dios no hay porqués del dónde nací y a quién conozco. No sabría explicar ni imaginar el tapiz de mi vida sin hilos. Si nadie tira de ellos, los anuda y entrelaza, "nada" ha de ser quien lo haga y por tanto "algo", ¡hay esperanza! Si - continúo- cesa un hecho, comienza... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑