Dicen que la vida escrita

Dicen que la vida escrita no marchita nunca. No marchita en el papel, ni en los ojos de quien lee. No marchita cuando se quema, porque queda en la memoria. Y no marchita cuando se olvida, porque se clava en la carne como tenazas, a no ser que seas ciego, y no lo quieras ver.... Leer más →

Queremos oír música

Queremos oír música, pero en su lugar, los chirridos que oímos nos desgarran el alma. Hacemos lo posible para permanecer, como relojes, monótonos, impasibles, pero cuando alguien golpea nuestro metrónomo, nos desequilibramos, y oscilamos, vacilantes como borrachos. Nuestro orgullo nos tienta; queremos hacerlo todo; pero siempre se resquebraja nuestra conciencia en el intento, cuando no... Leer más →

La mayor de las enfermedades

Hoy se conoce la mayor y más letal de las enfermedades. Todo lo termina atrapando su vórtice. Los más temerosos de ella son las personas. Desaparecen si pestañeas más despacio de la cuenta. Y con ellas, sus recuerdos; y con sus recuerdos, penas, reticencias, rencores y rencillas, y todos los miedos se esfuman al unísono.... Leer más →

Durante la Ejecución

Trom, trom, resuenan los tambores que acompasan la marcha y quiebran de la mañana los albores. De seguido, con pausa, las trompetas recuerdan historias épicas, que lanzan notas afiladas como saetas. A lo lejos, muy sutiles, los violines cambian el ritmo y tornan la procesión en fúnebre y tu interpretación en libre. Mientras, al piano... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑