En círculos

No he durado ni un año viviendo pleno de mí mismo, susurrando en secreto y descuidado mi deseo de recuperar la locura del pasado; ha vuelto el tornado que siempre gira, que me enseña que este corazón que creía quemado aún guarda en su interior una cosecha tal vez mayor que la del mejor abril. Y yo, preso del hechizo del inconformismo, me consumo por volver al embrujo de la música disco, por soñar con los ojos abiertos con la tranquilidad de que el mundo sigue en paz y nada, absolutamente nada, ha cambiado.

No he durado ni un año y ya siento cómo se rompen las barricadas, cómo todas mis defensas se ahogan en esta marea que no perdona nada, cómo se desbocan las emociones y se diluyen las precauciones en esta tormenta que sólo se sirve a sí misma.

Ojalá, encontrarle sentido a mi ingenuo organismo.
Ojalá romper las cadenas que me atan a mí mismo.
Ojalá aprender a no ignorar las señales del abismo.
Ojalá desviar el curso, y no lanzarme de nuevo a los brazos del espejismo.

 

CC-By-Sa 4.0 Pablo Marcos

Foto: Photo by Daniel Park on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: