Ahora bien

Tú, que lo tenías tan claro, entraste tan rápido en la noche oscura…

Encaminada, decidida tu alma, dejaste por el camino tu cuerpo y tus lágrimas.

 

Guardaste así los miedos, el dolor

y el ¿qué dirán? en una cajita minúscula escondida en tu pecho.

 

Ahora bien…

 

En este enorme cambio, que ninguno de los dos podría haber imaginado, hay luz.

 

Y en el futuro contaremos cómo, juntos, utilizamos la comunicación y un poco de paciencia para transformar el dolor en amor.

 

 

@fractal_notes

Foto: Ídem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: