A punto de escapar

Tampoco sé muy bien de qué escribir. Me pasa siempre, llámalo síndrome de la página en blanco o llámalo pereza, pero sigo recurriendo a los mismos tópicos y las mismas experiencias dolorosas que echo de menos como un masoquista. Y es que siempre estoy buscando una pista, un clavo ardiendo al que aferrarme para, a pesar de quemarme, sentir que estoy vivo

Porque ahora soy libre y tengo síndrome de Estocolmo; porque sólo escribo bien cuando estoy hasta el coño; porque una parte de mí quiere escapar de este remanso de paz en que la otra le tiene secuestrado. Porque quiero volver a arder, quiero echarlo todo a perder, desvanecerme entre las sombras; y, sin embargo, sé que sigo mejor en el sofá.

 

CC-By-Sa 4.0 Pablo Marcos

Foto: Fuente: Wikimedia Commons

Licencia: Dominio Público

Título: Franz Reichelt, 1912

Autor: Desconocido

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: