Narciso, me bajo a bailar

Cada día al levantarme veo junto a mi cama un narciso; un ramo de bellas flores mientras yo, solo e indeciso, me contento con ser la sombra triste de mí mismo. Me veo en el espejo y me enamora mi reflejo afable y juguetón, lleno de inocencia; pero huyo en cuanto empiezan a aparecer, en los bordes, las tres furias de mi consciencia, salvándome con su dolor de arrojarme en el furor de tus brazos y olvidarme de mi nombre.

Y así, dispuesto a encontrar un clavo con el que sacarte, me hechizo con aromas asfixiantes y salgo a buscar una estrella rutilante con la que compartir mi fuego.

 

CC-By-Sa 4.0 Pablo Marcos

Foto: El dormitorio en Arlés
(primera versión)
Licencia: Dominio Público
Autor: Vincent Willem van Gogh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: