Prometí

Prometí que no volvería a caer en el mismo juego.

Pero, ¿de qué sirven las promesas si cuanto más esfuerzo pones en evitar algo más veces se cruzará por tu mente?

Por eso decidí dejarlo estar.

La partida iba bien. O eso parecía. Hasta que llegaste tú.

Pasaste de ser una sombra más a querer escuchar tú voz cada día que pasaba.

La partida no fue como suponíamos y aun así, mereció la pena.

Porque aprendí a dejarme crecer. 

Ahora sé que las tentaciones no son siempre tan malas como nos quieren hacer creer.

 

 

@paula_rg7

Foto: Photo by Kaffee Meister on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: