Menos

Revientan contra mi cráneo los gemidos del vano viento; cantan de los muertos los espíritus en fútil conato de ser escuchados.   Roe mis entrañas el rencor por tanta vanidad indisimulada, por tantos arrojados embustes, por tantos estúpidos arrogantes que ignoran hasta los secretos de cómo hacer la O con un canuto.   Antaño, los... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑