QUIZÁS

Descansa, deja que tus palabras corran hacia los oídos sordos, floten entre las almas cerradas.   Relaja tu mente, encierra tus miedos y odios en el recóndito rincón de los reposados olvidos.   Duerme ahora y déjate llevar por la brisa del aire huero, por el frugal apetito del asceta.   Nada importa si no... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑