Parábola de los ciegos

Uno dijo:

Conócete a ti mismo.

Por el bien común lucharé

y no habrá descanso

en la inacabable búsqueda de la verdad.

 

Respondiste:

No te entiendo, imbécil.

Deja de hablar como si pudiera comprender

esas palabras elevadas

que me obligan a ignorarte.

 

Otro en su sumo egoísmo se entregaba

a de los demás la inteligencia insultar,

mientras en robar se empeñaba

en una orgía de corrupción y poder.

 

Respondimos:

Nosotros ya no te queremos,

político de profesión,

pues cual magníficos memos

no nos conformaremos con el mal menor.

 

Por fin alguien os habló:

Venid conmigo, mortales:

os independizaré de, hacia y por la nada,

os construiré muros en el desierto

y sembraré odio con vuestros miedos.

 

Y ellos, inanes, perdidos, insustanciales,

siguieron aquella voz de impudicia y rencor,

mientras en lontananza asomaba

el tenebroso abismo de la estulticia.

 

“Malos tiempos cuando los locos guían a los ciegos”, Shakespeare.

 

@dondaniofficial

Imagen: La parábola de los ciegos, de Brueghel el Viejo, solo que en blanco y negro.

 

Un comentario sobre “Parábola de los ciegos

Agrega el tuyo

  1. Qué buenas palabras nos acercas hoy,
    que aunque se escribieran en otro tiempo, valen igualmente para ahora y se podrían aplicar perfectamente a muchos poderosos y corruptos de estos momentos que en la actualidad se ceban arrastrando a los ignorantes.
    Genial tu entrada!
    Un abrazo⚘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: