Hacia ti

Salgo, me golpea un soplo de aire. Achico los ojos con miedo a cerrarlos por recordarte.   Los tengo que cerrar, te veo. Te veo en el último recuerdo que tengo de ti, anhelando mi llegada esperando mi huida. Yo sólo voy hacía a ti Ya estoy ciega de ti.   Al tocarte, escucho el... Leer más →

Parábola de los ciegos

Uno dijo: Conócete a ti mismo. Por el bien común lucharé y no habrá descanso en la inacabable búsqueda de la verdad.   Respondiste: No te entiendo, imbécil. Deja de hablar como si pudiera comprender esas palabras elevadas que me obligan a ignorarte.   Otro en su sumo egoísmo se entregaba a de los demás... Leer más →

Ya llega

Ya llega, ya noto a la primavera galopar, ya noto su asta taladrándome las venas y evaporando mi sangre. Ya me noto loco, perdido de nuevo, deseoso de ahuyar, aunque sea a la luna; y deseoso de amar, aunque sea a mis demonios. En estos días de primavera oigo voces en mi corazón, resoplidos a... Leer más →

Cuando los locos guían a los ciegos

Si no crees en la magia estás muerto. No hay más ficción en ningún rincón del universo que en una mañana de sábado. Todo es un milagro. El halo de luz, la fotosíntesis, el sabor amargo. El pintor que pinta al músico que toca para el escritor que escribe un cuento.   Si no crees... Leer más →

Hay un niño moqueando en la acera

Hay un niño moqueando en la acera con cara de ego y pena desmedida la chaqueta del colegio mal puesta la mitad por fuera y la otra metida   Pasea un camión gris por el bordillo ante la impasible apatía ajena Guarda las lágrimas en el bolsillo no sea que alguno se fije en ellas... Leer más →

Lágrimas rojas

Entre tus manos tibias y húmedas, la luna llena de hiel se desgrana en mil pedazos, pedazos de ti.   Mientras, tu vida se refleja en el parabrisas sin lograr esquivar los meteoros de luz blanca, con la torpeza de los besos gastados.   Quizá es que has vuelto a pintarte los labios de ese... Leer más →

La mente humana

La mente humana Se corrompe fácil No sobrevive En bosques oscuros En lagos muertos En laberintos inciertos. Sin embargo, la mente humana Es la única capaz De arder sin oxígeno Y mantener la llama Que caliente los pies Y alimente las almas De los buenos. Poema: @javiermusicgil Foto: Ídem  

Como una granada

Como una granada, a la que poco a poco arrancan sus semillas, hasta que un día explota. Aburrida, de ver correr el tiempo a través de un cristal nublado, escuchando siempre las mismas palabras, buscando sin éxito la tranquilidad. Y aquí está hoy, juntando uno a uno todos los pedacitos que una vez le quitaron,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑