Durante la Ejecución

Trom, trom, resuenan
los tambores
que acompasan la marcha
y quiebran de la mañana
los albores.

De seguido, con pausa,
las trompetas
recuerdan historias épicas,
que lanzan notas afiladas
como saetas.

A lo lejos, muy sutiles,
los violines
cambian el ritmo y tornan
la procesión en fúnebre
y tu interpretación
en libre.

Mientras, al piano
suena el éxtasis,
suenan trompetas, llantos,
violines, risas y tambores.
Y suena sobre todo, no de
unas notas, sino del tiempo,
de tu tiempo,
el rubato.
Termina la ejecución;
nunca impecable.

Trom, trom resuenan
en tu cabeza
los tambores.

 

charlesp0096 (Estrecho conocido anteriormente como Anónimo)

Foto:  Estrechos de Miras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: