Arrubatada sonatina

Allí, desnuditos los dos,

compartíamos eso que algunos,

entre sudor, fluidos y gemidos,

placer consideramos.

 

“Ahora, con rubato”,

murmuraste cuando

al de allí arriba mencioné

pues un pellizco me habías dado.

 

“¿Qué toque a rebato?”,

confuso me pregunté

pues importancia nada tiene

en los asuntos de vagina y pene.

 

Pero, pues satisfacer

mi segundo nombre es,

en pleno arrebato

una campana agarré

y el badajo con fuerza agité.

 

Entonces, de ti brotó

la más sonora carcajada

como si no hubiera mañana

y cómico nacido hubiera.

Más tarde,

en la calma del cigarro

me explicaste mi error,

pues rebato y rubato,

a solo una vocal de distancia,

no tienen ninguna consonancia.

 

Mas, lógico en esa compartida cama,

nada escuché,

sumido cual dalai lama

en el más dulce y “arrubatado” nirvana.

 

@dondaniofficial

Foto: Photo by Sandro Katalina on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: