Arrubatada sonatina

Allí, desnuditos los dos, compartíamos eso que algunos, entre sudor, fluidos y gemidos, placer consideramos.   “Ahora, con rubato”, murmuraste cuando al de allí arriba mencioné pues un pellizco me habías dado.   “¿Qué toque a rebato?”, confuso me pregunté pues importancia nada tiene en los asuntos de vagina y pene.   Pero, pues satisfacer... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑