Comparecen mil oídos

Comparecen mil oídos

en el auditorio de tu alma.

Sonrientes, centrados o abstraídos,

escuchan las tres notas del inicio.

 

Repiten con calma

melodías que conocen:

crecendos, mezzofortes y picados,

saltos de octava, disonancias

y segundas aumentadas.

 

Pero aún no reconocen

la nota que sostiene

un preludio a resolver.

 

Rueda y rueda

sube y baja

se tensa y suelta;

en un instante

que inhala, y agarra

a todos los asistentes

del pecho.

 

Desacelera el tiempo

y, sin embargo, sigue.

Recupera el pulso

y ya comienza la secuela.

Cuando aún no se han recuperado

del ritmo convulso,

ya te piden que devuelvas

el tiempo “rubato”.

 

@GobeLlorente

Foto: Photo by Larisa Birta on Unsplash, editada por @GobeLlorente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: