Uno, dos, tres, cuatro

Uno, dos, tres, cuatro.

El violín toca pausado.

La tarde es tranquila aunque yo piense lo contrario.

El viento golpea suavemente las ventanas.

La melodía me recuerda tanto a todo

que vuelvo a caer en la añoranza.

Sé que no es casualidad,

porque nadie es capaz de tenerlo todo controlado.

 

El tempo está cambiando, lo siento.

Los instrumentos se aceleran y con ellos, yo también lo hago.

Las afirmaciones se transforman en preguntas,

la añoranza deja ahora paso a las dudas.

La orquesta acompaña de repente al viento.

Es entonces cuando te veo sonreír.

Y me doy cuenta de que a pesar de los avisos siempre quedará ilusión.

Dos, cuatro, seis, ocho.

 

@paula_rg7

Foto: Photo by Julia Caesar on Unsplash

Un comentario sobre “Uno, dos, tres, cuatro

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: