Sonata en A mayor

Sin duda desafina y molesta

esto que como humanidad entendemos

cuando, como supremos memos,

queremos considerarnos colosal orquesta.

 

Al contrario que lo que dijo el gran poeta,

no somos del material con el que se tejen

los sueños, las ilusiones, los disparates,

sino que en nuestra cerrazón la única meta

es que sobrevivir, desbarrar y pisar nos dejen

para así entregarnos a los más sensuales dislates.

 

La orquesta que (no) componemos desafina.

Violines, cellos, tubas y flautines

más que música melodiosa y calmante

tocan una singular tonada estresante

que nos toca a dos manos los cataplines.

Aun así, hay quien piensa que somos materia fina.

 

No hay orquesta que salga de esta maraña

de egos, vicios, pecados y absurdos,

de sinrazón malsana y actos burdos,

de desmedida ambición y voluntad arbitraria.

 

Aun así, despierto, entregado, cada mañana

me abro a escuchar vuestra infernal música carcelaria.

 

@dondaniofficial

Foto: Ídem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: