Qué ligereza la de las faldas de las montañas

Qué ligereza la de las faldas de las montañas,

de vuelo largo y tragado el cancán.

Qué blando su pecho,

sus cumbres rojizas,

de las brisas sus caricias.

 

Quiero que el monte me arrulle

y me meza en su vientre,

desnudo el frío de sus bosques.

 

Para qué quiero yo

un beso en la clavícula

teniendo melocotones derretidos

en los cantos de esta silueta.

En los cantos de una musa.

En los cantos de los valles.

Poema: @meydeyy

Foto: @kevinianeselli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: