Mi reflejo

Mira, estoy hasta los cojones de no verte nunca cuando llego, de que hayas cogido ya el bus o que haya caído ya el ocaso, de llegar siempre tarde, como el conejo de Alicia temeroso de que me hagas perder la cabeza. A veces no tengo tiempo ni de pensarte, perdido entre transbordos y trenes... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑