Llegó la noche, rápida

Llegó la noche, rápida, sin avisar.

Era un día de esos en los que no esperas nada.

Intentar disfrutar de las pequeñas cosas, dejando que tus pies se muevan como si supieras bailar.

Un día de esos en los que no esperas nada,

por eso precisamente apareciste tú.

 

Fugaz, sonriendo a cámara lenta entre la multitud.

Segundos que no pasan desapercibidos,

fantasmas desapareciendo tras una carcajada,

dos sombras tan parecidas que dejan atrás su apellido de desconocidos.

Imprevisible. “Quédate”.

 

Tú. Sí, tú. Y esa ambivalencia.

Fuiste capaz de hacerme sonreír de nuevo en tan solo un instante.

Pero llegaste tarde.

Llegaste tarde porque justo cuando el sol comenzaba a brillar yo ya tenía que irme.

 

@paula_rg7

Foto: Photo by Tomo Nogi on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: