Llegó la noche, rápida

Llegó la noche, rápida, sin avisar. Era un día de esos en los que no esperas nada. Intentar disfrutar de las pequeñas cosas, dejando que tus pies se muevan como si supieras bailar. Un día de esos en los que no esperas nada, por eso precisamente apareciste tú.   Fugaz, sonriendo a cámara lenta entre... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑