CIUDAD

En ocasiones, siento mi estómago menguar. Las cuerdas de espino que lo tejen, que anudan mis codos y trepan por mis huesos entonces se aflojan con suavidad.   El tiempo deja de escupir alaridos y como una esfera, se tensa y se toca los tobillos, Los pájaros mueren, El espacio aúlla, Y los hombres de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑