Ciudad

Gracias por estar ahí. Llegaste cuando menos lo esperaba, cuando más lo necesitaba, y te quedaste para siempre, adornando mi jardín. Gracias por recibirme con los brazos hambrientos, por acoger mis nubes bajo tu cielo, por soportar mis pasos sobre la piedra blanca de tus cimientos. Aún recuerdo tu olor a cafetería, tu piel de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑