Níscalos de neón

Allende el destino herido, en los puntos de sutura de la selva eléctrica, lanzas miradas, jinetes escarlatas, para las que no existen trincheras. En tierra de nadie, transfundo dinamita a mis venas hasta invocar corajes bordados de azufre. Vestida en sueños con armadura de miel, esperas, confiada, bajo embrujo estoico, cuan niños cazando renacuajos.  ... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑