Al viejo paso de cebra

Años ha, clara oscuridad, cada mañana al acercarme al viejo paso de cebra mi destino cruzaba con una mujer de feraz belleza. Silencioso, cobarde, pasaba junto a ella, cabizbajo, deseando que el Acaso nos reservase un encuentro de amor desenfrenado.   Pasaron los meses y ella cambió de rumbo mientras yo caminaba lento, solo, sin... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑