El lomo del buey resulta más confortable en invierno

Los viejos maestros no hablan en vano,

por eso pronuncian pocas palabras,

y confían.

 

Nunca se empeñan en ser vistos,

por eso se les encuentra al alzar la vista,

siempre.

 

Saben que lo valioso surge de lo que no existe,

por eso se empeñan en entrenar la paciencia,

acompañan.

Se ofrecen sin pretender nada a cambio,

por eso ellos no pagan peajes,

ni deben.

 

Obran con determinación,

pero se ponen a un lado al llegar a la meta

iluminan.

Los jóvenes que se inclinan para ser rectos

y aceptan para ser completos,

crecen.

 

El buey que no se empeña,

se siente acompañado.

Y camina.

Guillermo de Vicente

Lao-Tse

Pintura sobre papel de arroz

Original de Guillermo de Vicente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: