EFECTO PIGMALIÓN

Como sentir el canto de mil golondrinas

bombardeándote el pecho,

rasgando tus comodidades.

No quiero cortinas de humo,

no quiero medias tintas.

No puedo, no sé.

Y sí, creo; creo mucho.

Y no sé si creyendo creo,

pero la cuestión es que creo

y me resulta inevitable hacerlo con tanta fuerza.

 

Aún cuando me arriesgue a no crear en absoluto,

aunque suponga desmoronarme en desilusiones.

La ilusión no desilusiona, sólo la expectativa.

 

Sé que es fácil;

dejar de creer es mucho más sencillo que comenzar a hacerlo.

Incluso habiendo motivos que te griten “lúchalo”,

siempre habrá vendavales que los tumben estrepitosamente,

sin apenas esfuerzo.

 

En la que, en este instante,

se está convirtiendo en mi carta de resurrección,

siento que no necesito encontrar motivos.

Ellos te encuentran cuando debe ser,

cuando no puede ser de ningún otro modo.

Deja que te encuentren.

Ahí reside la verdadera fortaleza:

en dejar que te encuentre

lo que te anda buscando decididamente.

Poema:

Andrea Carrera (en Facebook)

En Instagram–>AdeA (a.de.almendro)

Foto: maikol.nikki5 (instagram)

Un comentario sobre “EFECTO PIGMALIÓN

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: