EFECTO PIGMALIÓN

Como sentir el canto de mil golondrinas bombardeándote el pecho, rasgando tus comodidades. No quiero cortinas de humo, no quiero medias tintas. No puedo, no sé. Y sí, creo; creo mucho. Y no sé si creyendo creo, pero la cuestión es que creo y me resulta inevitable hacerlo con tanta fuerza.   Aún cuando me... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑