Se han posado tres sinsontes en mi alféizar

Se han posado tres sinsontes en mi alféizar,

la que parece la madre y dos polluelos.

Se han posado tres sinsontes en mi alféizar,

pero ninguno de los tres mira al cielo.

 

Su madre está acicalándolos en calma,

ellos, con el corazón a flor de pluma,

pues contemplan el abismo que se asoma

sospechando que pronto saldrán de dudas.

 

Echan la vista atrás -parecen temerosos-,

no se creen capaces de alzar el vuelo.

Su madre canta por encima de todo,

efectivamente, ha llegado el momento.

 

Y de repente, y para sorpresa mía,

saltan al unísono, los dos a una.

Y mientras caen, se miran confiados;

no en vano son vástagos de la bruma.

 

La madre me mira altanera y erguida,

resplandeciente bajo la luz del sol.

No somos más que la fe que ahora nos guía:

consecuencias del efecto pigmalión.

@patxiforonda

@mar_cobo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: