Unos ojos hambrientos

Unos ojos que miran sin ver porque no conocen las preguntas; una mirada audaz en su incipiente juventud, inconsciente de su inteligencia, de estar condenada a la eterna búsqueda de la verdad.

Unos ojos hambrientos de estímulos que abran puertas, que inviten a enigmas, famélicos de conocimiento entre tanta mediocridad.

Unos ojos vivos entre muchos muertos…

Seis años después, los ojos miran y ya ven aunque no encuentren respuestas; la mirada, menos entusiasta, algo cansada, continúa hambrienta de estímulos y conocimiento… aunque el enigma consista en por qué los demás siguen sin mirar ni ver.

Unos ojos vivos entre muchos muertos… para siempre… el trabajo del profesor, bien hecho.

@lievinbezujov

Foto: Ídem (fragmento de un magnífico cuadro de Elisabeth Jerichau-Baumann)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: