Unos ojos hambrientos

Unos ojos que miran sin ver porque no conocen las preguntas; una mirada audaz en su incipiente juventud, inconsciente de su inteligencia, de estar condenada a la eterna búsqueda de la verdad. Unos ojos hambrientos de estímulos que abran puertas, que inviten a enigmas, famélicos de conocimiento entre tanta mediocridad. Unos ojos vivos entre muchos... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑