Efecto Pigmalión

Levántate, mírame a los ojos. Sabes que así nunca te miento. Contra ti, no hay hechizos, ni fábulas, ni juramentos Lo único que, en verdad, te come, te agarra y te arrolla por dentro, son tus propios pensamientos. Porque No hay dolor sin los ojos abiertos. Porque no hay derecho sin izquierdo. Ni oídos sin... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑