Unos ojos hambrientos

Unos ojos que miran sin ver porque no conocen las preguntas; una mirada audaz en su incipiente juventud, inconsciente de su inteligencia, de estar condenada a la eterna búsqueda de la verdad. Unos ojos hambrientos de estímulos que abran puertas, que inviten a enigmas, famélicos de conocimiento entre tanta mediocridad. Unos ojos vivos entre muchos... Leer más →

Lo peor fue la incertidumbre

Lo peor fue la incertidumbre, no saber qué me estaba ocurriendo. Si tras la subida habría una cumbre o hallaría una caída a destiempo. No sé qué aparentaba exactamente, mas por dentro iba sembrando un infierno.   Pronto lo comprendí, y necesitaba consejo. ¿Un mero reflejo, un amigo de espejo? La expectativa tornó confirmación, el... Leer más →

Efecto Pigmalión

Levántate, mírame a los ojos. Sabes que así nunca te miento. Contra ti, no hay hechizos, ni fábulas, ni juramentos Lo único que, en verdad, te come, te agarra y te arrolla por dentro, son tus propios pensamientos. Porque No hay dolor sin los ojos abiertos. Porque no hay derecho sin izquierdo. Ni oídos sin... Leer más →

EFECTO PIGMALIÓN 

Por Navidad tenemos la bienvenida visita de un poeta invitado.   Despertador, legañas, micción, café, cigarro, calzado, vehículo. Estudiar, trabajar, ganar currículo, subsistencia, prole, defunción.   Rehenes en cavernas de Platón descendiendo en escalar el montículo. Quien lo hace catalóganlo 'ridículo', víctima del defecto Pigmalión.   Invirtiendo en invertir la tendencia, semillas tornaranse secuoyas. Solo... Leer más →

Mis mejores maestros

A ella, que sacó de mi boca, calientes de pasión, palabras congeladas por el ridículo.   A él, que creyó en mis versos cuando apenas balbuceaba prosa. La suya fue la primera y más importante aprobación.   En sus ojos, brillantes y expectantes, llenos de lágrimas de orgullo, se refleja mi éxito.   Vuelvo a... Leer más →

Cuando caigan las primeras hojas

Cuando caigan las primeras hojas de otoño te darás cuenta. Lo improbable pasará a ser imposible. Partirá el tren de las tres y diez, las luces lentamente se apagarán y tú darás la vuelta. Lo sé, será la decisión correcta.   Llegó ese lluvioso quince de marzo, me percaté de que tenían razón, eras un... Leer más →

Tú, que me forjas

Tú, que me forjasde alma inocente.Tú, que me moldeasde sueños dormidos. Maestro que enseñasa mis pensamientos.Calor que conviertemi pétreo corazón.Amor que alientael espíritu. Así fui concebido,pero de esta manera...He surgido.@raudo25Foto: ídem

Blog de WordPress.com.

Subir ↑