Y abrí los ojos

Al principio, infancia,

temí a momias, brujas y vampiros,

al monstruo de Frankenstéin,

hasta que un día desperté:

¿Por qué miedo a lo que no es real?

Después, juventud,

me aterraron los volcanes,

las arañas y los virus,

hasta que una día pensé:

¿Por qué miedo si es natural?

Entonces, frenesí,

dulce inconsciencia del beber,

del salir desenfrenado,

pura evasión disfrazada bien

de intelectual serenidad.

Hasta que una día, madurez,

en el espejo de la Humanidad miré:

hambre, guerra, envidia,

odio, rabia, rencor,

estupidez y perfidia;

y supe lo que el miedo es.

@lievinbezujov

Foto: Ídem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: