Y abrí los ojos

Al principio, infancia, temí a momias, brujas y vampiros, al monstruo de Frankenstéin, hasta que un día desperté: ¿Por qué miedo a lo que no es real? Después, juventud, me aterraron los volcanes, las arañas y los virus, hasta que una día pensé: ¿Por qué miedo si es natural? Entonces, frenesí, dulce inconsciencia del beber,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑