Coincidencia es

Coincidencia es que siempre sea el príncipe (alto, fuerte y guapo) quien se lleve a la princesa; y que yo, ni lo uno ni lo otro, me enamore de un dragón que me encerró en su castillo

Coincidencia era la música que martilleaba mi cabeza cuando veía tus fotos en un carrete ahora oxidado; coincidencia es que, ahora que el fuego en que me consumías se apaga, según se desvanece su danza y se esfuman tus juegos fatuos, por fin puedo ver las estrellas. Que me siento libre, por primera vez en mucho tiempo y que, preso del síndrome de Estocolmo, no sé qué hacer.

 

Pablo Marcos (https://pixelfed.social/pablomarcos) CC-By-Sa 3.0

Foto: Photo by Simon Migaj on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: