Por un pasillo infinito

Por un pasillo infinito avanzas y al fondo, reconoces una sonrisa antes que la persona que oculta. Con vergüenza, buscas el semblante perfecto para lanzar contra esa sonrisa una mirada, y articular un saludo que resuma el sabor de la emoción, una elocuencia afilada, tu corazón, tu boca seca y tu vista nublada. En esto... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑