Resurrección

Recuerdo el día que tu mirada 
dejó de hacerme daño,
antes solo había membranas de dolor, 
me taladraban el alma,
hasta que desenredé mis te quieros,
hasta que comprendí 
que te quería por encima de todo 
pero eran nada las fuerzas 
que tenía para decirme que te amaba.

Empecé a verme con tus ojos,
subía a lo alto de cada constelación
sin superar el luto
que Plutón hacía en mis costillas,
y entendí más que nunca
el significado de “saudade”,
comencé a traducir las caricias a quimeras.

Ya no estabas,
no había contador de sueños,
no había koalas que me abrazaban
cuando tú no estabas,
solo quedaba una almohada
a la que contar historias
mientras me prometía
que el dolor nunca más superaría a las dudas.

Ahora todo lo ocupa la niebla,
una bruma por la que me volví ciega,
una mordaza que no me deja soltar
lo más puro de mi existencia.
Yo,
que me prometí que nunca rompería tu fe,
que tu paz sería mi religión,
descompuse tu interior y torturé tu corazón, ahora que descanse en paz,
la resurrección está cerca.

 

@meryhm27

@escribiendotunombre

Foto: @meryhm27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: